“Los oídos sordos del MEF, del premier y de la propia presidenta Dina Boluarte hacen prever que para el Gobierno la única solución es seguir dándole más dinero a Petroperú por un simple cálculo populista”.

Más leídas