El ex premier ingresó poco después de las 12:40 horas por la puerta conocida como Desamparados y, aunque saludó a la prensa con efusividad, no dio declaraciones.

El exjefe de Gabinete, Alberto Otárola, llegó a Palacio de Gobierno este martes al mediodía, casi un mes después de dimitir y de ser señalado por el Ejecutivo como quien filtró el llamado Rolexgate, un caso sobre los relojes de lujo no declarados por la mandataria que desató una investigación por presunto enriquecimiento ilícito. Se retiró sobre las 14:00 horas al concluir una reunión con la jefa de Estado.

La salida de Otárola de la Casa de Gobierno ocurrió poco antes de que el fiscal de la Nación, Juan Carlos Villena, llegara a la Comisión de Fiscalización del Congreso para una sesión sobre la pesquisa que enfrenta Boluarte y por la cual un equipo policial y fiscal allanó su vivienda y Palacio el último fin de semana.

La ministra de Vivienda, Hania Pérez de Cuellar, insinuó días atrás que Otárola había filtrado el caso en “venganza” por ser retirado de la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM), unas declaraciones que él rechazó de inmediato.

Un día antes de acudir a Palacio, el ex premier volvió a desmarcarse del caso. “Por enésima vez, aclaro que no tengo relación alguna con el tema de los Rolex. Es un chisme absurdo. La única sangre en el ojo que tengo es la de una reciente operación a la vista, de la que me estoy recuperando. Ratifico mi aprecio por la presidenta”, escribió.

A inicios del mes pasado, la jefa de Estado cambió de premier, pero ratificó a todos sus ministros. Los únicos titulares que continúan en el cargo desde que llegó al sillón presidencial son el de Desarrollo Social, Julio Demartini, y la de Vivienda, Hania Pérez de Cuéllar. En la cartera de Educación ha habido cinco cambios, cuatro en Trabajo y tres en Justicia, Producción y Defensa.

 

Más leídas

  • Mes

  • Semana

  • Todas