24
Sáb, Jul

Palabras Sueltas 717

Palabras Sueltas 717

Piura
Typography
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Comentarios a vuelo de pájaro

UN militante aprista -seguramente mandado por Mauricio Mulder- madrugó el miércoles pasado para ir hasta el Congreso de la República y presentar, en la mesa de partes, una denuncia constitucional contra el vocero de la bancada parlamentaria del Frente Amplio, Iván Quispe Apaza. ¿Por qué? ¿Qué hizo Iván? Nada como para castigarlo colgándolo boca abajo.
° AUNQUE, para su denunciante, Iván merece ser linchado políticamente por sus propios pares en el Congreso por haberse atrevido a conminar -mejor sería usar la palabra exhortar- a los postulantes al TC a que desistan y se retiren, de una vez por todas de ese concurso, por estar éste arreglado y oliendo bastante mal ya. Cosas que pasan. Y… sólo en el Perú.
° EL encumbramiento de Pedro Castillo y ese salto acrobático que ha dado y que lo ha puesto a un pasito del Olimpo de ese panteón a donde llegan quienes van a gobernar el país, trae también a la memoria a aquel otro personaje -Alejandro Toledo-, con raíces y rasgos casi parecidos a los de Castillo, que encarnó, desde antes que llegará al poder, la promesa de una gran reivindicación social. Y, cuando llegó, miren cómo acabó. Ojalá que esa inmensa frustración que éste dejó no se repita.
° EN el último número de su semanario, en una nota firmaba por él en su columna “Matices” con este título, “Breve historia del desastre”, César Hildebrandt repasa, como en una secuencia documental pero implacablemente crítica, lo que personificaron cada uno de quienes se sucedieron en el poder en el Perú desde la época Odría. Incluyendo a éste, los otros son: Manuel Prado, Fernando Belaunde, Velasco Alvarado, Morales Bermúdez, nuevamente FBT, Alan, Fujimori, Paniagua, Toledo, Alan otra vez y Humala. El último quinquenio, que comienza con PPK, Hildebrandt lo resume así: “Cinco años tirados al agua”.
° SOBRE Velasco Alvarado, que fue quien encabezó, el 3 de octubre de 1968, el último golpe militar que hubo en el Perú, pero distinto, en su esencia, a los anteriores por las reformas sociales que emprendió y la reforma agraria que aplicó, Hildebrandt escribe lo siguiente:
° “CUANDO entrevisté a Velasco Alvarado en su casa, carente de una pierna y esperanza, encontré a alguien que admitía haber fracasado. Quiso crear un país distinto y la misma gente que intentó favorecer pareció desentenderse… Velasco no se sintió traicionado por Morales Bermúdez, el felón, ni por la derecha siempre hostil: la puñalada que le hería la espalda y la memoria se la habían dado los de abajo”.
° TAN cierto lo último que, cuando cayó, reemplazado por Morales Bermúdez, su verdugo, aquellos que antes le habían jurado amor eterno y prometido estar siempre a su lado, gritando delante suyo, en plazas y calles y por donde iba, ese estribillo de “contigo Chino hasta la muerte”, jamás aparecieron para defenderlo. Muchos esperaron que se muriera para recién hacer la finta de que seguían acordándose de él asistiendo a su entierro.
° VELASCO, como ya se sabe y está escrito, nació en Piura, en el distrito de Castilla. Pero nadie aquí se ha preocupado por ponerle un busto, en algún lugar público, donde se le recuerde. Sólo la Comunidad Campesina de Catacaos lo ha hecho, colocando uno en el patio de su propio local, para no ser desagradecida con él.
° A propósito de Pedro Castillo y sus aduladores hay una frase que dice que “cuando alguien te lame las suelas de los zapatos, colócale el pie encima antes de que comience a morderte”.
° HASTA MAÑANA

Publicidad Lateral CEGNE - BELEN
Slider-dengue-2019
banner cmac 2020