Palabras Sueltas 656

Palabras Sueltas 656

Piura
Typography
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Comentarios al vuelo de pájaro.

° PARECE ser que Castillo, el candidato presidencial de Perú Libre, se ha dado cuenta a tiempo de que es mejor bajarle los decibeles a su discurso para que se escuche menos turbador -íbamos a decir apocalíptico- en los oídos de quienes no votaron por él ni pensaron tampoco hacerlo por Keiko. Si ustedes repasan lo que ha dicho en las últimas horas, notarán, al menos en el discurso, un perceptible giro hacia una posición menos dura respecto a ciertos temas.
° AHORA asegura, por ejemplo, que, en un eventual gobierno suyo, la libertad de expresión estará garantizada, que el Congreso de la República no será cerrado y que el empresariado no tiene por qué sobresaltarse con él. Pues la inversión privada tendrá la seguridad jurídica que necesite. Hasta en su propuesta de reemplazar la actual Carta Magna por otra, ha virado un poco. Ahora dice que si el pueblo, consultado mediante un referéndum, le dice que no la cambie y que se siga manteniendo vigente la actual, pues así se hará.
° PERO tampoco es suficiente, como ya se ha dicho, con levantar, en su caso, un tantito el pie del acelerador, para no apisonarlo demasiado, o con afinar el discurso, limando de él lo más controversial -para hacerlo, de esa manera, más aceptable-, si todo eso no viene acompañado de un compromiso creíble y serio, con la sociedad civil como garante, de que la gobernabilidad del país estará primero.
° LO mismo vale para Keiko Fujimori. El tamaño de la desconfianza que infunde Castillo tampoco es más grande que la que produce Keiko, son semejantes, y, si alguna diferencia hay entre ambos, además del ideológico, es que de Keiko se conoce casi todo y de Castillo no mucho, aunque, en credenciales democráticas, por los antecedentes de ella y la formación político de él, las dudas encienden más alarmas. ¿Cuál de los dos sería el mal menor? Para la derecha es Keiko y para el resto de peruanos, quién sabe. Hablando de los que aún no salen de dudas para definir su voto.
° PREGUNTARSE a estas alturas de por qué Castillo está primero y Keiko después tal vez sirva para encontrarle una respuesta racional, académica, a lo sucedido. Pero, para ese ciudadano común y corriente, parado en este cruce de caminos de la segunda vuelta y sin saber cuál de las dos flechas que tiene por delante debe seguir, lo que va a funcionar, en su circunstancia, es otra cosa. Éste va a anteponer, antes que nada, su seguridad y sus miedos. Y a partir de allí, dirá, veremos.
° POR eso es que ambos candidatos han salido a recorrer el país, a la caza de los votos que les hacen falta para ganar, con discursos bien contrapuestos. El de Castillo con uno menos estresante que el de la primera vuelta y con el claro propósito de apagar las alarmas que sus peroratas anteriores encendieron, y el de Keiko volando en sentido contrario. Poco falta para que le ponga nombre y color a todas las desdichas que traería Castilla con su supuesto comunismo.
° LO que está muy claro es que nada se puede adelantar de cómo podría terminar este partido, salvo que uno quiera caer en la socorrida ambigüedad, que es como no decir nada, de que esta segunda vuelta electoral está para cualquiera de los dos candidatos, lo que tampoco, desde luego, es muy cierto. Por qué no repetir lo que dicen los muchachos: Callao es mejor que Lima.
° HASTA MAÑANA

{ Shareit }