“Narcocacao” escondía 1,098 kilos de alcaloide de cocaína

“Narcocacao” escondía 1,098 kilos de alcaloide de cocaína

Paita
Typography
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La Policía y Aduanas desembarcaron, en el puerto de Paita, un buque que provenía de Ecuador e iba con destino a Bélgica. Fueron 21 sacos que llevaban 970 “ladrillos” de estupefaciente, que es muy cotizada en Europa

Golpe al narcotráfico.Camuflados dentro de un contenedor y entre sacos de cacao, la Policía, con ayuda del perro antidrogas “Anny”, incautó en el puerto de Paita, un total de 1,098 kilos de alcaloide de cocaína en paquetes tipo ladrillo que iba, procedente del Ecuador, hacia a Bélgica.

“Ladrillos” con logo

La intervención ocurrió a las 8:30 la noche del pasado 2 de noviembre, en momentos que personal de Aduanas y Policía llegaron al Terminal Portuario Euroandino (TPE) de Paita, desembarcaron en marcha un buque internacional que llevaba un contenedor, debido a que las características del precinto de seguridad no coincidían con los originales.

Según las autoridades, la embarcación con el contenedor provenía del puerto de Guayaquil del vecino país del Ecuador y su destino era la ciudad portuaria de Amberes, en Bélgica, en el continente europeo.

Los agentes tuvieron que utilizar una cizalla para poder cortar el precinto 067199 del contenedor, donde hallaron delante, sacos de polietileno que estaban envueltos en cinta fil transparente que no coincidía con la descripción del producto que era cacao.

Dentro y con ayuda del perro antidrogas “Anny”, hallaron 21 sacos de polietileno. Quince de color negro y 6 del mismo color con rayas rosadas que al abrirlas, en presencia de dos representantes de la Fiscalía Especializada en Tráfico Ilícito de Drogas (TID) de Piura, encontraron 970 paquetes tipo ladrillo de alcaloide de cocaína.

La droga iba separada en paquetes y con 7 logotipos y características diferentes en los “ladrillos” y cada una pesaba, según se supo, un poco más de un kilogramo, haciendo un total de 1098.420 kilogramos de dicho estupefaciente.

Fueron 315 paquetes que iban en los sacos con el símbolo de un trébol verde con un marco del mismo color. Además, 297 con un logo BJ y una corona con fondo verde. También, 345 “ladrillos” sin marca, pero envueltos con cinta de embalaje color beige.

Asimismo, 6 paquetes de la droga que tenían la inscripción 7793 y un marco de color negro. Otros, 6 más con el número 74 con color rojo y fondo blanco. Y un paquete embalado con cinta transparente con la inscripción Erking Color Roo y llevaba un fondo blanco.

Además, en el contenedor encontraron 362 sacos color beige conteniendo cacao en grano, los cuales, también fueron inspeccionados por los policías y el can perteneciente a Aduanas de Paita y no encontraron más drogas.

Esta mercadería fue puesta a disposición de las mencionadas autoridades y, junto al contenedor, quedaron inmovilizadas por disposición del Ministerio Público, mientras duren las investigaciones.

Mientras que la droga fue trasladada a la sede del Departamento de Operaciones Tácticas Antidrogas (Depotad) de la ciudad de Piura. Se supo que las autoridades, hasta el momento, no han detenido a ningún implicado en este nuevo golpe al narcotráfico que realiza la Policía Nacional del Perú.

diversas rutas. La Policía señaló que los narcotraficantes cambian constantemente las rutas para poder transportar la droga y que lo hacen primero por tierra y luego vía marítima al exterior, donde es muy cotizada.

“A veces la droga llega de Colombia al Ecuador y de ahí al Perú. Lo hacen por los pueblos fronterizos de Ayabaca, pero su primer destino son los puertos de Paita y el Callao, para luego llevarla vía marítima al Ecuador”, contó un efectivo policial.

Aunque también, la fabrican en la selva y la transportan por vía terrestre por los pueblos hasta llegar a Chiclayo y luego, finalmente, a Paita para sacarla al exterior. Aunque también lo hace a la capital.

Explicó que los narcotraficantes que trasladan grandes cantidades, como la tonelada de alcaloide que fue incautada, y que es traída de tierras colombianas, la hacen vía marítima y con varias argucias que utilizan, ya que son organizaciones internacionales.

En nuestro país, cada kilogramo de alcaloide de cocaína llega a costar más de 4 mil dólares, pero en el exterior y más en Europa, cada kilogramo vale cerca de 40 mil dólares americanos, es por eso que la mayoría de narcotraficantes miran este destino para poder venderla.

Incluso, el pasado 2 de octubre, la Policía descubrió una pista de aterrizaje clandestino, ubicado a inmediaciones del kilómetro 41 de la antigua carretera departamental ruta PI-112, en el distrito de Bayóvar de la provincia de Sechura.

La pista tenía un kilómetro de largo con 30 metros de ancho y estaba acondicionada con señalización para el aterrizaje y despegue de avionetas de gran capacidad.

Según información policial, los narcotraficantes acopiaban la droga en la zona del Bajo Piura y luego por mar o botes, la llevaban a este lugar para sacarla al extranjero.