16
Jue, Sep

Construyendo pirámides

Construyendo pirámides

Internacional
Typography
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Best seller editado por Penguin Random House UK que ha alcanzado un tiraje de un millòn de ejemplares y ha sido publicado en varios idiomas.

Una huella humana hecha hace 30.000 años, en la pared de la cueva Chauvet-Pont d 'Arc, en el sur de Francia, nos da la bienvenida a la lectura. El autor interpreta muy bien esa imagen como el mensaje de alguien que intenta decir: 'Yo estuve aquí'. Es un libro brillante y entretenido que en un volumen voluminoso nos enriquece con el alcance del conocimiento humano: La Revolución Cognitiva, La Revolución Agrícola y La Revolución Científica. El texto de la obra, que registro a continuaciòn, es una traducciòn mìa de la ediciòn inglesa. Un libro que recibì como regalo navideño de las manos de mi hija, Andina, a quien le reitero mi agradecimiento.

Construyendo pirámides

'La revolución agrícola es uno de los eventos más controvertidos de la historia. Algunos partidarios afirman que puso a la humanidad en el camino de la prosperidad y el progreso. Otros insisten en que los condujo a la perdición. Este fue el punto de inflexión, dicen, donde Sapiens lanzó su simbiosis íntima con la naturaleza y se encontró con la codicia y la alienación. Cualquiera que sea la dirección que tome la carretera, no habrá vuelta atrás. La agricultura permitió que las poblaciones crecieran de manera tan espectacular y rápida que ninguna sociedad agrícola compleja podría volver a sustentarse si volvía a la caza y la recolección. Alrededor del año 10.000 a.C., antes de la transición a la agricultura, la tierra albergaba entre 5 y 8 millones de recolectores nómadas. En el siglo I d. C., sólo quedaban entre 1 y 2 millones de recolectores (principalmente en Australia, América y África), pero su número era eclipsado por los 250 millones de agricultores, la mayoría de los cuales vivían en asentamientos permanentes; solo unos pocos eran pastores nómadas. El asentamiento provocó que el territorio de más personas se redujera drásticamente. Antiguos cazadores-recolectores generalmente en territorios que cubren muchas docenas e incluso cientos de kilómetros cuadrados tenìan como 'Hogar' toda la tierra, con sus colinas, arroyos, bosques y cielos abiertos. Los campesinos, en cambio, pasaban la mayor parte de sus días trabajando en un pequeño campo o rancho, y su vida doméstica se centraba en una estructura triturada de piedra o barro, de no más de unas pocas decenas de metros de largo: la casa. El campesino típico desarrolló un apego muy fuerte a esta estructura. Esta fue una revolución de gran alcance, cuyo impacto fue tanto psicológico como arquitectónico. A partir de ahora, el apego a "mi casa" y la separación de los vecinos se convirtió en el sello psicológico de una criatura mucho más egocéntrica. Los nuevos territorios agrícolas no solo eran mucho más pequeños que los de los antiguos recolectores, sino también mucho más artificiales. Aparte del uso del fuego, los cazadores-recolectores hicieron pocos cambios deliberados en las tierras por las que deambulaban. Los agricultores, por otro lado, vivían en islas humanas artificiales que excavaban laboriosamente en los bosques circundantes. Cortaron bosques, cavaron canales, limpiaron campos, construyeron casas, araron surcos y plantaron árboles frutales en ordenadas hileras. El hábitat artificial resultante estaba destinado únicamente a los seres humanos y "sus" plantas y animales y, a menudo, estaba cercado por muros y setos. Las familias de agricultores hicieron todo lo que pudieron para mantener afuera malezas rebeldes y animales salvajes. Si esos intrusos entraban, eran expulsados. Si persistìan, sus antagonistas humanos buscaron formas de exterminarlos. Se erigieron defensas particularmente fuertes alrededor de la casa. Desde los albores de la agricultura hasta el día de hoy, miles de millones de humanos armados con ramas, matamoscas, zapatos y aerosoles de veneno han librado una guerra implacable contra las diligentes hormigas, las cucarachas furtivas, las arañas aventureras y los escarabajos descarriados que constantemente se infiltran en el domicilio humano. Durante la mayor parte de la historia, estos enclaves artificiales fueron muy pequeños, rodeados de extensiones de naturaleza salvaje. La superficie de la tierra mide alrededor de 510 millones de kilómetros cuadrados, de los cuales 155 millones son tierra. Todavía en 1400 d.C., la gran mayoría de los agricultores junto con sus plantas y animales se agrupaban en un área de solo 11 millones de kilómetros cuadrados, el 2 por ciento de la superficie del planeta. En todos los demás lugares hacía frío, demasiado calor, demasiado seco, demasiado húmedo o, por cualquier otro motivo, inadecuado para el cultivo. Este minúsculo 2 por ciento de la superficie terrestre constituyó la etapa en la que la historia se desarrolló. A la gente le resultó difícil salir de sus islas artificiales. No podían abandonar sus casas, campos y graneros sin un grave riesgo de pérdida. Además, con el paso del tiempo se fueron acumulando más y más cosas-objetos, no fácilmente transportables, que los amarraban. Los agricultores antiguos pueden parecernos muy pobres, pero una familia típica poseía más artefactos que toda una tribu de recolectores'.

{Shaeit}

banner cmac 2020
Slider-dengue-2019
Publicidad Lateral CEGNE - BELEN