16
Jue, Sep

Cuando elegimos un Presidente

Cuando elegimos un Presidente

Ing. Guillermo Nole Panta.
Typography
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

En el momento que el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) aún no proclama presidente a Pedro Castillo o Keiko Fujimori, cuando elegimos a un mandatario nacional también estamos eligiendo a sus amigos, sus compromisos, sus contactos, sus afinidades y sus gustos.

Cuando Salvador Allende fue elegido presidente de Chile en 1970, inmediatamente se rodeó de grupos radicales de izquierda que crearon equipos de defensa del gobierno marxista leninista, comités de vigilancia, milicias populares, grupos armados, agitadores profesionales y toda suerte de ‘expertos’ en el asunto del cambio social.

El entonces líder de la revolución cubana, Fidel Castro, viajó a Chile para apoyar al régimen de Allende en la instauración de una regencia violenta que se apoderara de las fábricas, sindicatos, las comunicaciones, las universidades, el campo, las plazas públicas, etc.

Salvador Allende lucía como un buen señor pacífico, médico de profesión, profesor universitario, sonriente, respetuoso, un hombre de familia, intelectual, filósofo salido de la clase media alta de Santiago. Pero había pertenecido toda la vida al Partido Comunista y sus amigos eran gente dedicada a la acción extremista y a la revolución.

Apenas inició su gestión marxista, la economía empezó a derrumbarse. Paralizaciones, huelgas, agitación; y la ‘mano negra’ de la Central de Inteligencia Americana (CIA) entró en acción para siniestramente desestabilizar al primer gobierno marxista leninista de Latinoamérica que llegó al poder mediante la vía democrática.

El mandato de Allende fue interrumpido por un cruento golpe militar liderado por el general Augusto Pinochet que terminó con el asesinato del presidente comunista y la persecución implacable por muchos años de los militantes de la Unidad Popular, el partido que llevó al poder a Salvador Allende.

Mucha gente piensa que Pedro Castillo es comunista. No me consta, pero si es así, tiene todo el derecho y hay que respetar sus convicciones políticas.

En la segunda vuelta electoral realizada el 06 de junio, el voto se polarizó entre dos opciones: la comunista que lidera Pedro Castillo y la de derecha que representa Keiko Fujimori.

Será finalmente el JNE quien decida lo mejor o lo peor para el Perú en el quinquenio 2021-2026.

banner cmac 2020
Slider-dengue-2019
Publicidad Lateral CEGNE - BELEN