19
Sáb, Jun

La obligación de votar

La obligación de votar

Ing. Guillermo Nole Panta.
Typography
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Faltan menos de tres meses para que los electores concurramos a las urnas a depositar el voto ciudadano que permita elegir, democráticamente, un nuevo Jefe del Estado y 130 miembros del Congreso de la República.

El domingo 11 de abril acudiremos a los locales de votación obligados por la ley y al mismo tiempo desmotivados por la emergencia sanitaria a raíz de la pandemia del Covid-19 y la crisis política que vive el país; a ejercer nuestro derecho y deber de participar en las tareas de gobierno a través del voto universal y secreto.

Hay países donde el voto no es obligatorio, sino facultativo: Estados Unidos y Colombia, por ejemplo. En ellos la abstención es tan grande que el triunfador resulta electo por una auténtica minoría que, durante el periodo respectivo que dura el gobierno, impone a los demás su voluntad de poder, a veces erróneo.

La minoría triunfante resulta, en varios casos, usufructuaria en beneficio propio del poder del Estado y, entonces, los recursos de toda la Nación se distribuyen al margen del bien común, alimento particular de la argolla política dominante y sus grupos de acción instrumentales, auténticas mafias.

Me permito pensar, que al margen del desprestigio de nuestra clase política por razones que son de dominio público, hay obligación de votar. No un voto en blanco ni nulo ni abstención, porque ello significa eludir el deber cívico, aislarse de la comunidad nacional actuante, no participar en la tarea común.

Hay que votar, conciudadanos, y votar bien, cada uno según su conciencia. Que triunfe quien sea mejor y que Dios proteja a nuestra patria de la elección de más estadistas ineptos y corruptos.

banner cmac 2020
Slider-dengue-2019
Publicidad Lateral CEGNE - BELEN