23
Mié, Oct

¿Podemos predecir el futuro?

¿Podemos predecir el futuro?

Europa
Typography
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

No siempre, pero en los demás casos es una práctica necesaria


¿Podemos predecir el futuro? El optimista pensará que sí y seguramente citará la ley de Moore: cada dos años se duplica la potencia de un chip. No es una ley en el sentido de la ley de la gravedad o de la relatividad general, que son las formas matemáticas en que se expresa la naturaleza. La ley de Moore es solo una observación empírica, solo que ha funcionado muy bien en los últimos cincuenta años. No tiene aspiraciones a seguir vigente mucho tiempo, para empezar porque la reducción del tamaño de un bit nunca podrá llegar más allá del tamaño de una molécula. Durante medio siglo, sin embargo, ha predicho la realidad con una precisión notable. Quizá podamos, entonces, predecir el futuro, ¿no es así?


Por desgracia, en el otro lado de la balanza tenemos la gran crisis de las boñigas de 1894, una especie de cuento moral diseñado para martirizar a los profetas tecnológicos. El Times de Londres, dice la leyenda, publicó en ese año un artículo de impacto, que informaba de un atasco de excrementos de caballo en las calles de la metrópoli y predecía, haciendo una simple extrapolación, que "dentro de 50 años, todas las calles de Londres estarán enterradas bajo tres metros de
boñigas". Me acuerdo de haberle leído esto a Carl Sagan cuando yo era una bolsa de granos, y me figuro que los cálculos serán correctos, ya que solo implican una regla de tres, pero lee en Materia la destrucción sistemática de ese mito. Ni en 1984 hubo una crisis de la boñiga en la ciudad del Támesis, ni el Times informó de ello ni predijo los estratos de boñigas para mediado el siglo XX. Un bluf, en la jerga.

Soldadura Nuñez
slider - Capullana
Slider-dengue-2019
Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo