26
Mar, May

ADIÓS DON GILBERTO "CAPULLO" RIVAS *El más técnico del fútbol chirense.

ADIÓS DON GILBERTO "CAPULLO" RIVAS *El más técnico del fútbol chirense.

Deporte
Typography
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El dolor por las heridas a nuestros sentimientos es cada vez más fuerte. Los sullaneros seguimos perdiendo gente valiosa en la historia de La Perla del Chira. A las 11:58 de la noche de ayer ha muerto don Gilberto "Capullo" Rivas Silva (84), para muchos, el más técnico de todos los tiempos en el fútbol de Sullana.

Su deceso ocurrió en el Hospital del MINSA, donde, tal vez su avanzada edad, no le dio la fortaleza necesaria para superar una dolencia que lo mantenía internado.

Talareño de nacimiento (10-05-1935), pero sullanero de corazón por haber radicado en esta ciudad desde su adolescencia, "Capullo" exhibió su calidad desde los 17 años jugando de manera callejera en una pampa situada en lo que hoy es el Hospital de la Solidaridad.

Allí el futbolista Guillermo Wrigth Borrero lo invita para enrolarlo al club Deportivo Acción, pero Alex Hunter le hace mejor propuesta y lo lleva al Deportivo Municipal, que tenía como referentes al arquero Pablo Castillo y al delantero Héctor "Pescao" Valdez.

En una semblanza sobre Capullo el colega Hernán Savedra narra que el Servicio Militar Obligatorio en la FAP lo obliga a dejar al Municipal, pero tan pronto retorna a Sullana vuelve al club de la franja roja, que ya tenía como técnico a Ricardo Padilla.

Sin embargo, estuvo poco tiempo con el Muni, pues su hermano mayor (Teobaldo), quien jugaba en Alianza Atlético, lo lleva a este equipo, en el que no tardaron mucho en conformar un quinteto de volantes extraordinarios junto a su otro hermano (Humberto), Raúl "Chule" Delgado y Segundo "Tuzas" Otero.

Capullo resultó un cerebro y también un caballero en la cancha. Su calidad para dominar el balón y apilar rivales limpiamente, además de sus impecables tiros libres con pierna derecha, con gol incluido, lo hicieron inigualable.

Su paso por Alianza, lo lleva a trabajar en la Compañía Oleaginosa del Perú S. A. (COPSA), porque varios dirigentes eran socios de esta empresa industrial.

En 1959, el presidente del club Deportivo Acción, Rodolfo Cruz Merino, le solicita que refuerce a su equipo para un partido contra el Barcelona, de Ecuador, y, en una tarde de espectáculo futbolístico en el Campeones del 36, le ganan por 5-4 y los hinchas pasearon a Capullo en hombros dentro y fuera del estadio.

Acción, que era tricampeón del fútbol sullanero, se había reforzado además con Mario Iwasaki (Grau, de Piura) y Mario Minaya (Universitario, de Lima), quienes tuvieron una jornada gloriosa junto con Guillermo Writgh Borrero, César Madrid, Teodimiro Barreto, Conrado Zapata, Miguel Velesmoro, Giovani Paredes y Luis Moscol.

Hernán Saavedra cuenta también que en Alianza, don Gilberto actuó hasta 1963 y de allí paso al Defensor Buenos Aires, club con el que ganó 4 títulos consecutivos y cuando faltaba poco para el quinto cetro, la Liga anula el campeonato por tener que conformar la selección de Sullana, para la eliminatoria nacional, que, a su vez, serviría para convocar el equipo peruano Preolímpico.

Sullana le ganó a Talara con gol de tiro libre de Capullo y va al Campeonato Nacional, en Lima. Allí, el entrenador húngaro Jorge Orth convoca para la selección a Gilberto Rivas y el sullanero Mario Yacsetig y termina inclinándose por éste último, porque ya tenía otros dos jugadores en el puesto del gran Capullo.

Posteriormente, el Maestro Capullo, como también se le conocía, pasea su calidad con la divisa del Defensor Talara, Atlético Torino, Jorge Chávez y Sport Bellavista.

SU FAMILIA
Lo bien que le fue en el fútbol, le deparó halagos de los hinchas y admiración de las damas, hasta que un "flechazo" de doña Rosa Amelia Palacios Guzmán lo hizo llegar al Altar y procrearon ocho hijos: Ricardo, Reynaldo, Rosa, Silvia, María, Wilmer, Juan Carlos e Ivonne.

En su vida diaria, por mucho tiempo se dedicó cal comercio y eso le hizo visualizar un negocio para venta de ceviche, al que años más tarde lo denomino Cevichería-Peña Capullo.

El establecimiento funcionó en su casa, situada en la calle Cinco # 381, del barrio Buenos Aires, a pocos metros del estadio. Allí trabajó por muchos años con su esposa, hijos y nietos.

En Diciembre del año 2018, el club Sport Bonaerense, del cual era socio vitalicio, y sus vecinos del barrio Buenos Aires, le rindieron homenaje y lo invitaron a vestirse de corto para que entre un momento a la cancha. "Le dijimos cinco minutos y lo anecdótico de la jornada fue que el buen Capullo no quería salir del campo de juego, no obstante sus 82 años de edad", recuerda Javier Nuñez Navarro.

DESCANSE EN PAZ, DON "CAPULLO".

(Shareit)

Slider-dengue-2019
banner cmac 2020
Publicidad Lateral CEGNE - BELEN