22
Mar, Sep

Presidente del Alianza Atlético Lánder Alemán Montó un circo

Deporte
Typography
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Así lo sostiene Empresario Juan Carlos Atoche sobre su renuncia al Club.

A nivel nacional son contados los clubes que, como Alianza Atlético de Sullana, han llegado a los cien años de historia. Esa riqueza, cultural y deportiva, convierte al vendaval en patrimonio de la Perla del Chira. Un club, enorme en toda su dimensión, merece brillar en los grandes escenarios del balompié nacional e internacional; Sin embargo y lejos de todo esto, el club asiste, con la anuencia de ciertos sectores locales, a un debilitamiento institucional el cual ya se ve reflejado en la gestión cotidiana y en las diversas áreas de la institución.

Hasta antes de que el Sr. Aleman llegue a la dirigencia, en el club había un promedio de ochocientos socios. Hoy día a penas hay veintitrés.

El club que es patrimonio de una provincia con más de trescientos mil habitantes, solo se queda con veintitrés socios. Lo extraño y cuestionable no es que muchos de ellos sean parientes, sino que tengan un manejo cerrado, poco transparente y lleno actitudes vacilantes. Constituye un mal ejemplo para cualquier democracia del mundo que alguien se quede veinticinco años en el poder, tal y como sucede con el Sr. Aleman, quien lleva exactamente esa misma cantidad años entornillado en la dirigencia.

En veinticinco años el Sr. Aleman no tiene ningún campeonato ganado; hemos descendido dos veces. No tenemos presencia en la 3ra división, no se hace trabajo con menores, no se tiene un local institucional de puertas abiertas; y, para añadir un dato no menor, en veinticinco años el Sr. Aleman no ha sido capaz de lograr que el club tenga, si quiera, una página web. En palabras capitales, se trata cuando menos de una GESTIÓN INEFICIENTE.

Recientemente diversos medios locales han titulado una de sus noticias diciendo: “Lander Aleman regresa.” La verdad, no obstante, es que nunca se fue. Realmente nunca quiso renunciar. Esto de “yo renuncié, pero no me aceptaron la renuncia.” “Yo me quiero ir, pero no me dejan”, forma parte de una vieja estrategia finamente calculada y utilizada por cúpulas afincadas en el poder. Muy bien advertía un viejo jurista cuando decía que “son precisamente esas jugarretas las que evidencian un comportamiento ordinario e informal por parte de las dirigencias.”

Alianza Atlético y su dirigencia no son una isla en la que los manejos se hacen a espaldas de lo que manda la carta magna y las instituciones que rigen el Deporte Nacional. Por eso, a fin de que el club sea sostenible, entiéndase ético, democrático y solvente, Aleman y compañía deben dar un paso al costado. Y el club debe ser AUDITADO, reestructurado y relanzado. Sabemos que ahora mismo esto no va a pasar.

Desde la dirigencia han argumentado que la cercanía de las fechas ya no permite hacer cambios de fondo porque el club se expondría a riesgos innecesarios. Conviene indicar, entonces, que por salud institucional, vale decir por LEGITIMIDAD, se debe ABRIR EL PADRÓN Y PERMITIR QUE CUALQUIER CIUDADANO QUE SEA HINCHA Y QUE TENGA BUENA VOLUNTAD pueda inscribirse como socio. Sin barreras elitistas, ni vallas discriminatorias.

Adicionalmente, en fechas que sean viables y en un acto de dignidad que nos evite ir a instancias superiores, la dirigencia debe comprometerse a convocar a ELECCIONES LIBRES Y DEMOCRÁTICAS para elegir a una nueva directiva. Si todo está bien, ¿a qué le temen?

Esperamos que la dirigencia haga de este año, el año de su reivindicación. Primero, abriendo el padrón de socios, convocando a elecciones y llevando al vendaval a la primera división, justo donde lo encontraron. Es tiempo de logros, es tiempo de relanzar el club y fortalecer el deporte local.

A la hinchada permanecer activos hasta que, en sentimiento y en papeles, todos podamos ser formalmente SOCIOS. Porque Alianza es de Sullana y no de una familia.

Publicidad Lateral CEGNE - BELEN
Slider-dengue-2019
banner cmac 2020