08
Sáb, Ago

La loca

La loca

Literatura
Typography
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Los cuentos de Don Alberto.

.Una muchacha muy bella y vanidosa, pero pobre y loca, le pidió a la vida un aro y un par de pendientes: la vida la complació regalándole baúles repletos de valiosas joyas.

Pidió una casa y la vida le regaló un castillo, lleno de muebles finísimos y un numeroso ejército de doncellas y mozos de librea.

Pidió un traje decoroso, y la vida le entregó cestos repletos de los más elegantes atavíos, tantos que hubiera podido mudar de traje cada minuto durante toda su existencia.

Pidió un caballo fino para cabalgar por los pueblos, y la vida le dio innumerables carruajes de lujo tirados por rocines de ensueño.

Pidió unas cuantas monedas, y la vida puso en sus manos tesoros incalculables.

Pidió ser bella y lozana, y la vida la convirtió en la reina más encantadora y jovial que moraba sobre la tierra.

Por último, pidió un esposo para compartir su vida y sus propiedades, y la vida le envió una muchedumbre de apolíneos donceles enamorados de ella. Todos la amaban, pero la loca no sabía cómo escoger entre tantos al amor de su vida.

Entonces, una de sus doncellas – hipócrita y malvada - le aconsejó que para ello le pidiera a la vida una pizca de cordura. La loca formuló el petitorio sin saber lo que decía, y la vida, como de costumbre, se la concedió a manos llenas.

Desde ese instante, la loca fue devuelta a la razón, a la lucidez, a la rutina de la prudencia.

Ahora es sólo una mujer sensata, de las muchas que deambulan por las calles de la ciudad, pobre y solitaria, consciente del paso del tiempo y con nostálgicas lágrimas cayendo por sus ajadas mejillas.

Slider-dengue-2019
banner cmac 2020
Publicidad Lateral CEGNE - BELEN