17
Vie, Ene

La renovación del Congreso

Ing. Guillermo Nole Panta.
Typography
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Nos encontramos en la recta final del proceso que nos permitirá elegir un nuevo Congreso que restituirá al disuelto por el presidente Martín Vizcarra, la noche del 29 de setiembre de 2019.

El pueblo peruano está convocado para el día 26 de enero, fecha en la que de manera libre, pero con mucha desconfianza, podrá escoger a sus mejores representantes para que integren la célula legislativa para el periodo constitucional comprendido entre el 2020-2021.

Por estos días los medios de comunicación difunden mensajes conminando a los electores a emitir un voto reflexivo, evitando votar por los candidatos del disuelto Congreso, con pésimos antecedentes, que pretenden nuevamente recuperar la curul que perdieron.

En el panorama nacional no se advierte entre los aspirantes al Congreso ningún líder que esté descollando por sus ideas, que sea convincente, y sobre todo, que genere suficiente credibilidad.

Lo que encontramos es una cantidad de candidatos que oscilan entre serios y charlatanes, entre bien intencionados o con intereses oscuros y mal acompañados.

Por ello dejar la desidia y tomarnos el tiempo suficiente para conocer a los candidatos y sus programas, ya que, con la responsabilidad que nos atañe como ciudadanos, no podemos desaprovechar la oportunidad que nos brinda la democracia de participar en forma activa y directa en la conformación de un excelente cuerpo legislativo, al que lleguen los mejores y más preparados hombres y mujeres de la patria, capaces de estudiar y aprobar, por encima de intereses personales o gremiales, importantes leyes y actos legislativos que permitan brindar un mejor estar a todos los peruanos.

Dejarse convencer o embaucar por los mercaderes de la política, por oportunistas y testaferros que buscan comprar nuestro voto, con la entrega de dinero, un televisor, unos cuadernos o promesas irrealizables, etc, es vender la conciencia y el futuro al demonio.

Porque además de perder la dignidad, es hacerse a un año de olvido, remordimiento y penurias, y lo más grave: seguir patrocinando y enraizando en nuestro medio la política malsana, rastrera, mentirosa, irrespetuosa y delincuencial que tanto daño le hace a la democracia y que tanto aleja la solución integral de nuestra problemática social.

Debemos eso si votar por candidatos idóneos y probos, en cuyas campañas formulen programas que estén bajo la órbita de su competencia, serios, factibles y coherentes con la realidad nacional y que una vez elegidos, estén dispuestos a defender.

slider - Capullana
C.E.B.A. Lider